SABER ESCUCHAR

“Todo hombre sea pronto para oir, tardo para hablar, tardo para airarse” (Santiago 1:19)
Segun la perspectiva de Santiago, en los conflictos cometeremos dos errores comunes:
Hablamos demasiado pronto, juzgamos demasiado pronto y nos enojamos demasiado rapido.
Dios nos hizo perfectos, nos dio solo una boca para hablar, y dos oidos para oir, lo que trae la conclusion que debemos escuchar mas de lo que hablamos.

Siempre necesitaremos conocer el panorama completo para emitir una opinion, hay mucha gente por alli herida, rechazada porque confio en su propio entendimiento..creyo a su herido ego, a las circunstancias, pero no supo oir el susurro de la voz de Dios.
Asi como son raros los ojos que ven, son muchos oidos los que oyen..pero pocos los que escuchan.
La gente que se deja llevar por sus emociones generalmente cae en error y se convierte en un perdedor.