SU CAMINO O EL MIO

Hay un periodo de tiempo cuando los padres quedamos huerfanos de hijos. “Es que los ninos crecen independientemente, como arboles murmurantes y pajaros imprudentes.
Crecen sin pedir permiso a la vida,con una estridencia alegre y a veces con alardeada arrogancia.”
A pesar de que crecen todos los dias, un dia subitamente, sentados a tu lado pueden hablarte con palabras tan mimosas que sientes en tu corazon que aun podrias ponerle panales y al dia siguiente abren sus alas y se disponen a volar.
No quieren que los busques en medio de una fiesta, menos aun que los beses delante de sus amigos.
No notastes cuando esas pecas se convirtieron en maquillaje de color rosa y esos carros en guitarras; cuando tus citas con ellos en tu cama se tornaron en interminables dialogos por telefono con sus amigos
Donde quedaron los juegos en el parque, las mimicas que te hacian, las fiestas de cumpleanos con globos y payasos. Sus juguetes preferidos estan quietos en un estante, ahora son meros adornos en un cuarto lleno de calcomanias, posters y discos ensordecedores.
De repente apareces alli, trasnochando en la puerta de un lugar de fiestas, esperando que ellos no solo crezcan, sino que aparezcan. Muchos padres al volante, esperando que salgan volando entre risas, y vistosos trajes de moda .
Alli estan nuestros hijos, entre hamburguesas y gaseosas en las esquinas, con el uniforme de su generacion y pesadas mochilas sobre sus espaldas. Alli estamos nosotros con los cabellos casi emblanquecidos, anorando aun oir su alma respirando conversaciones y confidencias entre las sabanas de su infancia.
Esos son los hijos que concebimos y vimos crecer a pesar de los malos tiempos. Lo que sembramos empezamos a recoger; cuantos errores cometimos..en el fondo de nuestro corazon esperamos que ellos no los repitan.
” nuestros hijos crecieron, sin que agotasemos con ellos nuestros esfuerzos”
Ese es el tiempo en que el nido comienza a sentirse vacio, y los padres empezamos a quedar huerfanos de nuestros hijos.
Ya no iremos a buscarlos a las fiestas, ni esperaremos hasta mas tarde su regreso. paso el tiempo del ballet, del ingles, de las clases de natacion y de karate. Salieron del asiento de atras y pasaron a tomar el volante de sus propias vidas
“Si tuviera que volver a criar a mis hijos, primero construiría su autoestima, y pensaria en contruir su carrera después… iria mas a menudo a darle el beso a su cama, le contaria mas cuentos.
Jugaria mas, y lo senalaria menos, cuidaria mas de su corazon y lo conectaria mas al mio; tomaria las cosas de manera mas simple, correria de su mano por el campo y miraria mas estrellas.
Apartaría mis ojos del reloj y le diera mas de mi tiempo. Me preocuparía menos por saber y sabría ocuparme más de ser un ejemplo a seguir. Compartiría más caminatas y haría volar más cometas.
Pondría como modelo no tanto el amor al poder, como el poder del amor. Dejaria de afanarme tanto por las circunstancias y prestaria mas mis ojos y mis oidos a su necesidad”
Y sobre todas esas cosas le ensenaria mas del amor de Dios, de la honra y el respeto a sus designios, Solo asi se construyen vidas solidas, para que ellas soporten lo recio de las caidas y el valor de levantarse. “INSTRUYE AL NINO EN SU CAMINO, Y AUN CUANDO FUERE VIEJO NUNCA SE APARTARA DE EL.” PROV. 22: 6